4 diciembre, 2017

El buen avance del sector del automóvil

La crisis ha dejado paso a una etapa llena de oportunidades, tanto para las pequeñas y las medianas empresas, como para las grandes compañías. Y es que algunos sectores resultaron realmente tocados por la crisis, entre ellos el del automóvil, que redujo sustancialmente sus ventas.

Es verdad que el sector del automóvil está apoyado por el Estado. También hay que decir que es uno de los pocos sectores que generan inversiones reales en I+D+i, ya que tienen laboratorios desde los que se investiga, desarrollan y fabrican motores y otros componentes que luego son enviados a las fábricas de vehículos.

España es un país que está entre los principales fabricantes de vehículos, teniendo en nuestro país fábricas pertenecientes a Citroën, Ford, Volkswagen y Seat entre otros. Esto es algo muy positivo por la gran cantidad de empleos que produce, y además deja lugar a demostrar el potencial de la industria española.

El sector de automoción crece año tras año y las cifras de producción de coches nuevos en España rozará este año los tres millones de unidades. Pero lo que no es tan conocido es que detrás de la potente industria del automóvil hay otra no menos importante y potente que es la de componentes para el automóvil, uno de los puntos clave de la competitividad española y que permite que el sector de automoción siga creciendo.

El crecimiento del sector de componentes

El sector de componentes para la producción de automóviles en España aumentó su facturación en 2016 un 6% hasta alcanzar la cifra récord de 34.000 millones de euros, creando ese mismo año 7.000 nuevos empleos. Con ello, el número de empleos directos en el sector se situó en 212.000 puestos de trabajo, mientras que, si se analizan los empleos directos e indirectos del sector, la cifra alcanza los 343.500 trabajadores.

La mejor situación de la economía y el aumento de las ventas de coches ha permitido que el sector también crezca por encima de las previsiones, pues la facturación aumentó un 6% hasta los 34.000 millones con lo que ya se ha batido el récord anterior, logrado en 2007, con 33.000 millones de euros. Y lo mismo ha ocurrido con el empleo, con la creación de 7.000 nuevos puestos de trabajo directos en el sector.

El sector de componentes de automoción representa más del 10% del empleo industrial en 5 comunidades autónomas. En 2016, las empresas del sector invirtieron en España casi 2.000 millones de euros para incrementar y mejorar sus capacidades productivas.

Otro aspecto importante es el de la exportación. En 2016, las exportaciones de componentes alcanzaron los 19.500 millones de euros, un 3,2% más que en 2015. Esta cifra supone el 57% de la facturación del sector y más de un 80% si se tienen en cuenta los componentes instalados en los vehículos que posteriormente son exportados.

Si el presente es muy bueno, las previsiones para el futuro de la industria española de componentes también son muy buenas. Según las primeras estimaciones de Sernauto, en 2017 el sector continuará su línea de crecimiento en torno al 7% en facturación y del 2-3% en nuevo empleo.

Estas cifras tan positivas no hacen más que apoyar a los concesionarios, que son los principales distribuidores de vehículos y piezas en algunos casos. Un concesionario que destaca es Pardo Automoción, concesionario oficial de Skoda en Lugo donde encontrará toda la gama Skoda con sus diferentes modelos y versiones. Y además ofrece más de 100 vehículos en stock de segunda mano seminuevos y KM0 repartidos por 1.500 metros cuadrados, constituyendo una de las mayores exposiciones de coches de ocasión en Galicia