17 abril, 2018

La primera mascota

Hay niños que cuando llegan a este mundo ya tienen la ventaja de contar con una mascota en casa, y digo “ventaja” concienzudamente, pues lo que aportan los animales a nuestros hijos es muchísimo más de lo que nos podemos llegar a imaginar. Sin embargo, muchos padres retrasan esto varios años (no voy a hablar de aquellos que deciden no tener nunca mascotas, pues es una decisión muy respetable), y tras ese paso de los años tienen serias dudas sobre qué mascota deben regalar a sus hijos.

Si bien es verdad que hasta los 4-5 años es complicado que un niño o niña entiendan lo que supone tener un animal en casa, los beneficios que obtienen los pequeños son innumerables desde el primer mes de vida. Por ejemplo, ¿sabíais que los niños que viven con animales son menos propensos a sufrir alergias y asma? Y también es muy interesante el hecho de que los niños con mascota en casa suelen ser más inmunes ante las infecciones. Curioso ¿verdad?

A partir de los cinco años, son muchos los niños que empiezan a pedir a sus padres tener una mascota, normalmente los gatos y los perros son los más demandados, pero la realidad es que a esa edad aún no son conscientes de lo que significa tener esa responsabilidad, no saben los cuidados que requiere y no entienden cosas como que ellos vivan menos. De ahí que la última decisión haya de ser siempre de los padres, ya que hasta los 8 o 9 años, lo más probable es que sean ellos los que deban encargarse de todas las necesidades del animal.

Los mejores animales de compañía

Nunca se debe adquirir un animal por simple capricho del niño, sebe ser una decisión meditada y responsable por parte de todos los miembros de la familia. Dicho esto, si tomamos la decisión e cumplir la petición del pequeño, tal vez no deberíamos limitarnos a lo más común pues hay animales que pueden ayudarnos a responsabilizar al pequeño en ciertos aspectos sin necesidad de que sean perros o gatos.

Peces

Este animal es mucho más fácil de cuidar y mantener que otros por lo que puede ser una buena opción si quieres ir introduciendo los animales poco a poco en la familia. Hay una gran variedad de peces en el mundo, de agua dulce, de agua salada, tropicales… sin embargo, para los más pequeños el más común es el pez beta, muy resistente y muy llamativo por su color anaranjado. Además, si elijes tener solo un pez, o dos, no necesitarás de mucho espacio y tanto su “casa” como su alimentación es bastante económica.

Pájaros

Aunque pueda parecer que las aves son también unos animales fáciles de mantener debemos tener en cuenta que todo depende de la especie y del clima en el que residamos. En Pajareras y Accesorios podéis encontrar mucha información al respecto pero, básicamente, lo que no debemos hacer es pensar que al pájaro basta con darle de comer una vez al día. Debemos limpiarle la jaula diariamente, cuidar su alimentación con semillas, alpiste, frutas y verduras frescas, llevarlos al veterinario, darles su espacio en voladeras para que puedan moverse libremente, e interactuar con ellos constantemente pues son animales muy sociables.

Hámster

Estos animales no requieren muchos cuidados y pueden ser ideales para que el niño empiece a ser responsable de su comida y su higiene. Son animales inteligentes, curiosos y juguetones por lo que el pequeño no se aburrirá con ellos e incluso podrá enseñarles algunos trucos con algo de paciencia. Sin embargo, aunque caigamos en la tentación de comprar más de uno para darles compañía es primordial que nos aseguren el sexo de los animales pues se reproducen con tanta facilidad que es muy sencillo acabar con una pequeña manada de 6 o 7 hámster en casa.

Conejos

Este animal se ha puesto muy de moda en estos últimos años y ya son muchas las familias que han adoptado a conejitos como animal de compañía. Puede vivir en jaula y no precisa de mucho espacio pero, de vez en cuando, es conveniente dejarlos merodear un poco por la casa para que juegue y corretee un poco. Se pueden acariciar y coger en brazos y, además, peuden ser muy cariñosos.

Con respecto a los gatos y perros debemos saber que, aunque tienen mayor responsabilidad y necesitan de mayores cuidados, también los beneficios son mayores y merece la pena, al menos para la mayoría e las familias que han tenido la oportunidad de vivir con ellos. Ahora bien, antes de adoptar a ningún animal es de vital importancia pensar en los pros y los contras, en las vacaciones, en el tiempo que necesitan y en la economía. Si tomamos la decisión de adoptarlos debe ser con todas sus consecuencias.