22 julio, 2017

Las Ventajas de tener tu propio Local si eres Autónomo

Después de llevar un año como autónoma empecé a plantearme si me compensaba alquilar un espacio de trabajo o ahorrar costes y trabajar en casa. Al final, se trata de una decisión que no solo depende de factores económicos y es que, para algunos aun pudiendo contar con su propio local la opción de trabajar en casa les resulta mejor, mientras que para otros la opción de que el lugar de trabajo y vivienda sean el mismo resulta impensable.

Por otra parte, hay muchas cosas a tener en cuenta al darte de alta como autónomo. Entre ellas, si vas a realizar tu actividad en un local o sin local. No siempre se necesita de un local comercial, dependerá de la actividad que realicemos y de nuestras preferencias.

Deducciones para Autónomos con o sin Local.

Si bien, al darte de alta en el IAE, no solo se debe de comunicar la actividad que desarrollarás sino también si lo harás con o sin local.

La opción de hacerlo sin local es para quienes deciden trabajar desde casa o en la sede del cliente, es decir para aquellos que no tienen oficina. Mientras que la opción de local será para quienes tengan una tienda o local comercial, o incluso para quienes trabajen desde casa, ya que, en este caso, “tu oficina” se encuentra en tu domicilio.

Hay quienes prefieren trabajar en casa para ahorrarse gastos de oficina. En estos casos para Hacienda, tu casa es tu local. Al hacer el alta de autónomo tendrás que poner la dirección de tu casa como la de tu local y decir qué parte de la casa destinas a tu trabajo, el grado de afectación de la vivienda.

El autónomo puede deducirse aquellos gastos relacionados con su actividad que le sirvan para generar ingresos, pero claro, hay diferencias entre el autónomo con local y sin local.

Si le has dicho a Hacienda que no trabajas en un local ni en casa, no pretendas deducirte el gasto del ADSL ni cualquier otro.

Los autónomos con local, en caso de tener tienda o local comercial, no hay problema, podrás deducirte todos los suministros.

Si trabajas desde casa, solo podrás deducirte la parte proporcional correspondiente al porcentaje de la vivienda que dediques a tu actividad y no todos los gastos de tu casa.

Por ello, si te das de alta correctamente ya sea un local, o en tu propia casa, cuando la parte proporcional de los suministros de la vivienda se pueden deducir podrás hacerlo sin problema.

En resumen, sobre todo es importante ser coherente con lo que se pone en el alta de autónomo y lo que luego se hace con los impuestos, por ello es importante tomar la decisión teniendo muy en cuenta no solo las deducciones sino la fórmula con la que nos sintamos más cómodos.

De hecho, después de llevar mucho tiempo trabajando en casa empecé a plantearme que, otras fórmulas podían ser mejores. No empecé directamente con un local, sino que preferí algo intermedio y alquilé una oficina con Cacplus.

Después de probar esta solución empecé a estar más segura de que lo que realmente quería era tener mi propio local.

Si bien, en mi caso ha sido una decisión que se ha ido formando con el tiempo y me gusta haber experimentado todas las posibilidades y conocer las ventajas e inconvenientes de cada opción.