9 noviembre, 2017

Real Food y deporte

Hay quien se pone a hacer ejercicio como un loco y olvida su alimentación pensando que puede comer igual tanto si hace ejercicio como si no. Hay quien cambia su alimentación, de manera equivocada, pensando que comprando productos light va a conseguir bajar de peso. Y hay quien decide hacer las cosas bien iniciando un ejercicio adecuado a sus necesidades y estado físico mientras cambia su errónea alimentación por una más sana. Definitivamente la última opción es la acertada, pero no todos sabemos de qué tipo de alimentación hablamos: Real Food, o comida real como diríamos aquí.

Hemos hablado con este entrenador personal de Alicante especializado en la pérdida de peso saludable y nos ha confirmado nuestras sospechas. No es que la gente no quiera comer bien, es que no saben comer bien. Para empezar, muchos deportistas se empeñan en comprar batidos de proteínas de muy baja calidad pensando que así harán más músculo o perderán grasa, pero la mejor proteína es la que podemos comer de alimentos reales, no de polvos procesados.

El laboratorio Probelte Pharma es una de las pocas firmas que, a pesar de vender alimentos procesados como su extracto de Granada, utiliza extractos naturales concentrando  así los beneficios de la Granada en cápsulas o zumo. Pero aparte de este laboratorio, yo no me fiaría mucho de otros superalimentos concentrados.

Para comer bien hay que olvidar aquello que viene envasado y tiene más de cinco ingredientes (es un truquito casero), que viene a ser lo mismo que decir que hay que leer las etiquetas para no comprar alimentos procesados que han perdido nutrientes y ganado grasas, azúcares y sal.

Los frutos secos, sin ir más lejos, son un alimentos estupendo para conseguir proteínas, energía y nutrientes. Lógicamente, si no vas a quemar esa energía es mejor que no te pases comiendo nueces, ni pistachos, ni anacardos… pero si vas a hacer deporte, un puñado de frutos secos para desayunar o almorzar serán el complemento perfecto a tu dieta. Ahora bien, olvídate de sabores, sales, y demás aderezos tipo miel, los frutos secos se toman al natural. En Aperitivos Saiz encontraréis frutos secos a granel desde 800 gramos hasta 3 kilos, a precios realmente buenos.

Olvídate de los procesados y ulttraprocesados

La comida real es la vía directa a una buena salud, por dentro y por fuera. Hay miles de personas que experimentan con dietas milagro o planes dietéticos restrictivos que, o no les funcionan, o les funcionan demasiado bien al principio y son una catástrofe al final (el conocido efecto yo-yo). Sin embargo, sin hacer dieta pero comiendo bien podremos conseguir estar en nuestro peso ideal sin demasiado esfuerzo.

Para poder comer de una manera sana hay que distinguir esta comida de entre la gran cantidad de productos ultraprocesados con los que se mezcla en los estantes del supermercado. Y esto, aunque parece muy sencillo, es realmente complicado, porque lo que conocemos como “comida basura” se ha integrado de tal forma en nuestra alimentación diaria que la mayoría de la población desconoce lo dañina que puede ser: pan blanco, salsa de tomate frito, comida precocinada, cereales integrales que en realidad no lo son, dulces, refrescos, galletas, zumos artificiales, yogures azucarados, etc.

En otras palabras, debemos evitar cualquier producto cuya etiqueta contenga muchos ingredientes, algunos de ellos cuya composición desconocemos, como maltrodextrina, E133, E124, glutamato, colorantes, acidulzantes y muchos más que son, ni más ni menos, que aditivos químicos, potenciadores del sabor o azúcares. Puede haber excepciones pero, normalmente, cuanto más larga sea la lista de ingredientes, peor.

Además, los procesados también son productos reconocibles porque tienen un periodo de vida largo. El producto natural ha de ser consumido lo antes posible porque, de lo contrario, perece, pero el ultraprocesado contiene tantos químicos que se mantiene fresco por mucho más tiempo. Siempre están envasados, y no hablo solo de cajas de cartón, bolsas cerradas o latas, sino de embutido envasado al vacío que contiene solo un 10% de carne y se vende como Jamón de York o Pechuga de Pavo, por ejemplo.

Y es que en la naturaleza tenemos todo lo que necesitamos, pero el marketing a veces nos dirige a comprar productos con supuestos beneficios que ya tenemos en los alimentos reales. Por ejemplo, si vas estreñido olvida el Activia y come más fruta y verdura, y si necesitas Omega 3 come pescado y nueces y deja la leche “enriquecida” en el stand del supermercado.

Si aplicamos todos estos consejos e iniciamos una rutina sana de ejercicio os puedo asegurar que el cambio en nuestra salud será enorme ¿os apuntáis a la Real Food conmigo?