20 junio, 2017

Un mantel transformable en caseta infantil

Hacer regalos no siempre es fácil, sobre todo cuando no tienes mucha idea de qué regalar en algunas ocasiones. La última vez que me vi en una situación de este tipo, rebanándome los sesos para dar con un buen regalo fue en una de estas Fiestas del Bebé en el que tenía que hacer un regalo a una de mis mejores amigas que había acabado de ser madre.

Y es que, hacerle un regalo a ella nunca me había costado, pero ahora era un regalo para su futuro bebé, y la verdad es que más allá de los regalos típicos no se me ocurría nada.

Sabía que un regalo que nunca fallaba era un buen mantel, sobre todo a mi amiga que le encantan, pero un mantel no tiene mucho que ver con un bebé.

O eso pensaba yo. Le había regalado manteles en otras ocasiones. Manteles de diferentes tipos y materiales, pero todos con el elemento común de poder servir como elemento decorativo para cambiar todo un ambiente y vestir la mesa de forma elegante.

A la hora de regalar manteles, siempre prefiero que sean de color blanco o de colores neutros que, además, están muy de moda.

Mi amiga tiene varias mesas de madera natural, y los manteles en blanco son el complemento perfecto, combinándolo con un buen centro de mesa que haga juego con el resto de la decoración, de esta manera consigue unas cenas muy glamurosas.

Otra amiga, que es una auténtica crack en esto de las manualidades, cuando le comenté que me encantaría regalarle un mantel pero que no tenía ni idea de cómo hacer que fuera un regalo adecuado para una fiesta de bebés, me dijo que por qué no hacía un mantel para adultos y casa para peques.

Según me lo decía no entendía cómo iba a ser posible tal combinación de elementos, “o es mantel o es casa para peques”, pensaba por entonces.

Me explicó que se trata de uno de esos manteles que llegan hasta el suelo, y al que les has hecho una serie de aberturas simulando puertas y ventanas. Con este mantel matamos dos pájaros de un tiro, ya que por un lado tenemos una mesa con un mantel bonito y original y, por el otro, tenemos a los niños entretenidos correteando por debajo, controlados y sin tener que levantarnos todo el tiempo a mirar si la están liando en algún lado.

Cómo hacer un Mantel para Adultos Casa para Peques

Además, después de explicarme cómo hacerlos me pareció bastante fácil. Hasta me dijo dónde podía comprar manteles adecuados en Stocknetvalles, que es una tienda online de productos de limpieza, pero también de productos para el hogar y es donde ella los conseguía a muy buen precio.

Una vez que me hice con los manteles a mi gusto es muy sencillo. Tomamos la medida del largo de la mesa y los laterales (a lo largo) o sea, primero el lateral, la mesa y el otro lateral y cortamos la tela de esta medida.

Si no tenemos una tela tan larga, se puede añadir de trazos, los laterales por un lado y la parte de la mesa por el otro, con esto se puede jugar con diferentes diseños de tela, parecido a un patchwork.

Una vez tenemos las telas cortadas, se comienza a diseñar dónde irán las ventanas y la puerta de entrada, con dos ventanas y una puerta es suficiente. Para crear las ventanas cortamos un cuadrado de una tela resistente como puede ser el fieltro. Para la puerta se puede realizar un corte y anudar en ambos lados realizando un pequeño corte sobre la tela.

De este modo, y sin mucha complicación podemos conseguir un regalo muy original que tanto pueden usar los adultos como los peques. La verdad, es que en mi caso era el regalo perfecto y fue una completa expectación durante la fiesta, muchas otras amigas copiaron la idea y ahora, siempre que voy a casa de alguna amiga con niños, tenemos un par de traviesos peques revoloteando debajo de la mesa mientras comemos.