26 enero, 2017

Un regalo muy especial para San Valentín

Tenemos la celebración del día de San Valentín ya muy cercana. Las parejas de enamorados ya andan como locos pensando y buscando ideas con que sorprender o para regalar a su media naranja. Si todavía no lo tenéis decidido os doy una idea, que a mí personalmente me encanta y me parece muy original. He visto que en Cristafiel, una empresa dedicada a la fabricación y distribución  de copas de cristal grabado, decantadores, cubiertas y todo lo relacionado para la venta y promoción del vino, realizan una promoción especial con motivo de San Valentín de dos copas de champán en las que se pueden grabar los nombres de la pareja y que en un estuche especial las envían a cualquier punto de España. Es una forma práctica de comenzar a formar vuestra cristalería, que podéis seguir completando en siguientes fechas con más regalos.

Y es que si queremos ser unos buenos anfitriones cuando organicemos alguna comida o cena en nuestra casa, debemos prestar la máxima atención a los pequeños detalles y la cristalería en una mesa siempre aporta distinción, ya que es junto a la vajilla una pieza fundamental en el hogar. Independientemente de las modas, una buena cristalería es atemporal, debiendo ser sencilla, sin formas complicadas, con un buen cristal fino y transparente, para apreciar los detalles de un buen vino. Las piezas que la componen y que no pueden faltar son:

  • Copas de agua, es la copa más grande de la mesa, se debe situar una por cada comensal, puesto que puede haber personas que no beban vino, o que algunas personas después de beber una o dos copas de vino se pasen al agua, o simplemente porque haya niños en la comida.
  • Copas de vino, de tamaño normalmente más pequeño que las de agua. Tienen generalmente en su zona intermedia una parte alargada, denominada tallo, que sirve para sujetar la copa sin aportarle temperatura al vino, así como observar su color y nitidez  e identificarlos los aromas de las uvas de las cuales procede.
  • Copas de champán, muy apropiadas para cuando tengamos que celebrar algún acontecimiento especial, o como remate de una gran comida. Su forma es muy característica, delgadas y altas, para que las burbujas del champagne asciendan lentamente manteniendo la espuma, y así poder degustarlo plenamente.

Hay más formas y decoración

Ya sabemos que existen cristalerías de llamativos colores que resultan muy vistosas colocadas en una mesa, pero estas siempre deberíamos reservarlas para meriendas infantiles, comidas informarles en el jardín de una casa de campo o de la playa, puesto que no sería muy oportuno sacar en estas ocasiones la mejor cristalería. Además de estas copas existen infinidad de variedades para bebidas especiales, como pueden ser copas de coñac, de cóctel, de licores, de margarita, de jerez, etc.

Existen empresas de gran renombre y mundialmente conocidas por su excepcional cristal de gran calidad, entre las que se encuentran las firmas francesas Baccarat y Cristal de Sèvres, las suecas Kosta Boda y Orrefors, o las que giran en torno al famoso cristal de Bohemia, originario de la República Checa.