7 septiembre, 2020

Cómo iniciarte en el mundo del tunning de vehículos

La preparación de un coche para rally representa una de las más grandes modificaciones que se le pueden realizar a un vehículo, ya que se trata de un proceso de transformación completo y sin retorno.

Si de todas maneras estás decidido, lo primero, es tener muy claro lo que se quiere hacer con tu coche, y el uso que va a tener que sufrir. Esto para dirigir bien el proyecto y evitar gastos de dinero innecesarios en cosas que no nos van a hacer falta, en vez de invertirlo en cosas importantes.

Por esto, Gestecnica, expertos en homologación y reformas de todo tipo de vehículos, te facilita una guía paso a paso para poner tu proyecto sobre ruedas.

Primer paso: llamar a los refuerzos

Lo que necesitas para que tu viejo vehículo sobreviva a tramos de carreras son unos buenos refuerzos. Para esto, lo primero que hay que hacer es desmontar por completo el interior de tu coche con objeto de dar cabida a una jaula de seguridad homologada. Estas se venden parcialmente desmontadas para ajustarlas a diversos modelos y tendrás que soldar tú sus barras entre sí y al chasis.

Ahora que ya pusimos manos dentro del coche, tienes que montar baquets de competición con cinturones de seguridad de al menos cuatro puntos, un disyuntor de batería y bomba de gasolina (la cual también puedes añadir fuera de la carrocería), así como anclajes para un extintor.

Bajo el capó, necesitarás colocar la barra entre torretas o copelas para aumentar la rigidez, además de montar bielas forjadas en el motor y mejorar la admisión y el escape.

Por supuesto, deberás hacer una buena inversión en los líquidos, ya que es muy importante que le pongas un aceite específico para máximo esfuerzo y le des un repaso a la caja de cambios.

Por su parte, los parachoques los puedes dejar o quitar, depende de tu elección, pero si deberás etiquetar y dejar instalados los ganchos de arrastre.

Bajo el coche, la suspensión es crucial y, junto con la jaula, es el gasto más costoso que harás. También, tienes que buscar unos amortiguadores específicos para carreras, de ser posible que sean regulables para que te permitan ajustarlos dependiendo de las características de cada prueba. Incluso, si estás pensando en participar en rallyes de tierra o en el autocross, es muy posible que tengas que duplicar cada pareja.

Los neumáticos del coche también son un área de especial cuidado. No te puede volver loco con las gomas lisas llamadas “slicks”, ya que son neumáticos costosos, con muy poca vida útil. Además, si no estás acostumbrado a ellos y vas a correr por tramos de carretera convencional, no son nada recomendables. Aquí lo mejor es apostar por un término intermedio, que son los “semi-slicks”.

En la parte trasera del coche lo que deberás hacer es poner una estabilizadora más gruesa y retirar o sustituir el silenciador del escape.

Así, reforzando todos estos elementos, a grandes rasgos ya tendremos el coche listo para correr  y solo faltará legalizarlo, tanto a él como a su conductor, para salir a comernos la pista.

¿Cómo homolgar un coche para carreras?

Una vez las reformas estén listas, el siguiente paso es hacer la homologación correspondiente. Esto es: alguien competente tiene que verificar que tu coche cumple con el  reglamento de la Real Federación Española de Automovilismo (RFEdA).

Para esto deberás dirigirte a los talleres designados (los puedes buscar online) que se encargan de comprobar que las soldaduras de la jaula son las adecuadas, así como del resto de medidas de seguridad.

Una vez que el taller de el visto bueno, deberás ir a la ITV y homologar tu vehículo como coche de competición. Eso quedará anotado en tu ficha técnica… junto con otra leyenda: solo puede ser conducido por una persona con licencia, lo que obligará al conductor a sacarse una. La buena noticia es que no es nada difícil de hacer.

Por supuesto tu coche quedará exento de cumplir con una serie de requisitos que se le exigen a un coche de calle, por lo que su circulación se verá restringida. Por ejemplo, en teoría, solo se puede conducir el coche en los días de rally por las inmediaciones a los tramos de rally, para hacer los tramos de enlace, básicamente. Por lo mismo, no te va quedar otra que contemplar la compra o alquiler de un remolque. Para esto solo necesitas el carnet B, con el cual  puedes llevar uno de hasta 750 kilos o de más siempre y cuando el conjunto no supere los 3.500 kgs de MMA.

Como ves,  convertir tu viejo coche en un coche de rally representa una cierta inversión. Sin embargo, es una manera de conservar tu viejo coche en forma, iniciarte en el mundo del tuning y disfrutar de un pasatiempo excitante varios fines de semana.

¿Cuánto cuesta preparar un coche de rally?

Ya que hablamos del factor del dinero, lo primero que tienes que tener en cuenta que no existen las estimaciones certeras a la hora de calcular el presupuesto. A veces, lo más sencillo puede salir muy caro, mientras que cosas aparentemente complejas pueden salirte casi gratis, al menos si tienes suerte. Pero a modo de aproximación, los expertos te recomiendan: “suma el precio de todas las piezas, calcula los costes al alza, y con todo ya calculado, añádele un 33%” a manera de aproximarte lo más cercano posible al precio de inversión real que tendrás que hacer en tu coche.

Lo que si se tiene muy claro es que la preparación de un coche de rally puede ser muy costosa pero, por ejemplo, una preparación sencilla y equilibrada que te permita disfrutar en numerosas pruebas puede tener un precio de entre 9.000 a 12.000 euros.

Al final, todo depende del nivel de la preparación y de la calidad de los elementos que instales, siempre incluyendo el precio del equipamiento de seguridad del piloto, como lo son el mono ignífugo, el casco y hans, entre otros. Cada caso es particular y los números suelen subir y bajar.

8 tipos de coches perfectos para tunnear

Si es verdad que puedes tunnear cualquier coche viejo y convertirle en todo un amo del camino. Sin embargo, existen varios tipos de coche que, por sus propiedades, se han convertido en los favoritos de las reformas. Aquí algunos de ellos:

  1. Ford Mustang. Un modelo que por fin se vende en España y se conocer como el coche más personalizable del mundo.
  2. Jeep Wrangler. Es un modelo tan perfecto parta su reforma que es casi imposible conseguir uno que no haya sido reforzado.
  3. Nissan Silvia. Al igual que sucede con el Wrangler, es difícil ver un  que esté sin modificar.
  4. Honda Civic. Este se caracteriza por contar con un mercado de accesorios realmente gigantesco para él.
  5. Mazda MX-5. Es el roadster más vendido del mundo y existen infinidad de componentes disponibles para él.
  6. Mitsubishi Lancer EVO.Las diferentes generaciones de este modelo están entre las favoritas de los preparadores.
  7. Tanto el Toyota GT86 como el Subaru BRZ llevan poco tiempo en el mercado, pero ya se han convertido en unos de los coches más personalizables.
  8. Seat León. Uno de los modelos favoritos entre los amantes del tuning.