18 abril, 2019

De la huerta a la mesa vía online

En pleno siglo XXI  sabemos que las nuevas tecnologías han favorecido y desarrollado las ventas online, en muchas ocasiones el usuario de internet cambia las compras en tienda física por las compras online y es que cada vez son más los que deciden hacer shopping desde el sofá de su casa.

En plena controversia por el aumento de las ventas online no podemos de dejar de hablar de los pros y contras de las compras online. Resulta que cada vez son más negocios los que emprenden su empresa vía online pues entienden que la World Wide Web es la ventana al mundo y por ende, la forma de llegar a cada vez más y más personas todas ellas potencialmente compradores. Lo cierto es que crear una empresa con presencia en internet no solamente puede proporcionar un mayor alcance a posibles  compradores, si no que facilita la logística, la empresa online supone una tienda online, osea, no es necesario tener una tienda física para poder tener un negocio, esto supone que el empresario tenga menos gastos de alquiler y/o mantenimiento de tienda, incluso de personal. Además también hay que tener en cuenta que gracias a internet, no es necesario buscar un emplazamiento visible, estratégico para tener una tienda física, con los gastos que esto lleva, se puede tener la base logística del negocio desde cualquier rincón del mundo y aun así llegar a cualquier parte.

Nuevas fórmulas de venta para el campo

Sin ir más lejos, precisamente los agricultores de Naranjas al día desde los campos de l’hort de la Llucera en Valencia nos hablan justamente de esta ventaja de su negocio online, la posibilidad de abrir su negocio a la red desde los campos y poder ofrecer naranjas recolectadas a partir del momento exacto en el que el cliente realiza su pedido, es una manera de acercar el campo al cliente, sin intermediarios, directamente del campo a la mesa. Pero no son los únicos que han optado por este formato de negocio, también podéis encontrar Campo Filósofo  o Única entre otros.

Para el usuario tener la posibilidad de comprar por internet supone toda una comodidad en ciertos aspectos, sobre todo para aquellos que, bien porque no tienen tiempo para ir a tiendas físicas, bien por la facilidad de horarios ya que se puede comprar en cualquier momento a través de la web, prefieren comprar en estas tiendas online. Otra comodidad para el cliente, es la de acceder a producto de calidad, directamente del campo, que necesitan eliminar intermediarios para ofrecer precios más competitivos que si fueran comprados en tienda física. Por este motivo cada vez más encontramos en la red tiendas de productos directamente salidos de la huerta, productos como frutos secos, jamones, vinos, aceites…

Pero sin duda siempre hay una cara b, y en este caso esa cara es la posición de las tiendas tradicionales, las tiendas físicas, no tanto las que componen los grandes centros comerciales, más bien las tiendas de barrio. Las tiendas físicas tienen que competir con la tienda online precisamente en todo aquello que las hace más competentes a éstas últimas, al tener más gastos de mantenimiento y de personal, alquileres, impuestos, logística de aprovisionamiento… hace que sean menos rentables que los negocios online. Pero las tiendas físicas nunca van a desaparecer porque hay público y clientes para todas, hay quien prefiere comprar físicamente, hacer una compra de persona a persona y recibir asesoramiento en el momento. La cuestión es que esas tiendas físicas sean competitivas, es el mismo problema que las tiendas de barrio vienen teniendo frente a las tiendas de los centros comerciales, éstos atraen a mucha más gente porque ofrecen todo tipo de servicios juntos, desde parking, restauración y toda clase de tiendas. Mientras tanto las tiendas de barrio ven muy complicado atraer al cliente precisamente porque al consumidor le resulta más cómodo tenerlo todo reunido en un mismo sitio, además no debemos olvidar de que éstas tiendas suelen ser más caras en sus productos al ser negocios familiares y tener que subsistir de ellas y no tener un volumen de ventas grandes.

Lo ideal para el consumidor es que haya una oferta variada de tipos de negocio, tanto tiendas de barrio, centros comerciales, así como tiendas online, pero para que esto sea posible no debemos criticar la evolución de la empresa online, sino adaptarnos a ella, ya son muchos los negocios con tienda física que se desdoblan y también se han convertido en negocios online para resultar competitivos y alcanzar mayor cuota de mercado.