5 julio, 2022

Decoración Feng Shui

El Feng Shui se basa en utilizar los cinco elementos básicos de la naturaleza para crear armonía en tu hogar. Se trata de equilibrar las energías positivas y negativas colocando de manera clave los objetos del interior del espacio.

Tal y como asegura la experta de Ikigai, el Feng shui es la sabiduría milenaria de arte oriental que aplicado al IKIGAI japonés nos dará las claves en decoración conectado con la energía limpia y sostenible que además diseña un hábitat equilibrado y armónico, dando sentido a cada día de tu vida.

No es necesario que creas de manera ciega en esta milenaria tradición pero lo que está claro es que el Feng Shui puede ayudarte a crear un entorno en el que te sientas a gusto y sea reflejo de tu personalidad.

Para esta filosofía es clave que la energía positiva fluya correctamente. Lo más importante y lo primero que se debe hacer es deshacerse de todos los objetos que no se necesitan. Y limpiar. Hacer limpieza es imprescindible para que circulen las buenas vibraciones. Evita la acumulación de polvo. Las baldas, mesas y encimeras deben estar lo más despejadas posible para no colapsarnos con exceso de información.

Veamos algunos consejos

Si quieres decorar tu vivienda tú mismo, presta atención a estos consejos de Elledecor.es.

Presta especial atención al recibidor, el cual debe darte la bienvenida a casa. Coloca objetos que te hagan sentir bien. ¡Hay que entrar con buen pie y dejar las malas energías fuera! Un recibidor amplio y luminoso con un par de plantas te ayudará en la tarea.

Parece que no, pero la puerta de la entrada es uno de los elementos fundamentales desde el punto de vista del Feng Shui, porque es la boca del Chi, la energía. La puerta debe permitir el paso de las cosas que más contribuyen a la armonía del hogar (energías buenas, personas interesantes y positivas), y en su función de protegerte, impedir el paso de otras que conviene dejar afuera (personas extrañas u hostiles, negatividad).

Debes prestarle atención: desde fuera debe dar la sensación de ser sólida, dar seguridad pero sin intimidar, a ser posible, orientada al sur o al este. Otro punto importante es que debe abrirse hacia dentro de la casa, con un ángulo de apertura entre 90º y 180º, sin ningún obstáculo que lo entorpezca. Además, debería ser amplia pero en proporción con las dimensiones de tu casa y preferiblemente en tonos claros.

Deben equilibrarse los elementos naturales: la madera, el fuego, la tierra, el agua y el metal. Por ejemplo, una cocina con muebles de madera contrarrestaría el acero y aluminio de los electrodomésticos. Agrupa los objetos decorativos por el material del que estén fabricados. Además de potenciar la energía de la habitación podrás crear efectos decorativos interesantes.

El agua se puede introducir de múltiples formas. Lo ideal sería tener un jardín amplio con una pequeña fuente que renueve las energías. No obstante, puedes incorporar jarrones y floreros con agua y plantas. Aunque no te olvides de cambiarla a menudo.

El fuego se introduce a través de las velas. Queman las malas energías y ayudan a crear un clima cálido de bienestar y confort. Eliminan lo negativo de los ambientes. El elemento tierra se introduce a través de elementos fabricados con arcilla o barro cocido.

La orientación de los objetos juega un papel clave. Las líneas imaginarias que forman los muebles nunca deben apuntar hacia los lugares donde suelen permanecer las personas. Las esquinas son puntos complejos y deben suavizarse a través de la decoración para evitar que se atasque el Chi o flujo de energía vital.

Nunca coloques un espejo en dirección a una esquina. Estos deben reflejar imágenes agradables, piezas artísticas o el paisaje de manera que rebotan la energía positiva. Tampoco coloques tu cama frente al espejo.

En el comedor, no distribuyas sillas dando la espalda al acceso principal de la sala. Una mesa redonda fomenta la conversación entre los comensales y evita líneas muy pronunciadas. Lo mismo ocurre en el salón. Evita poner el sofá de espaldas a la puerta y trata de crear un ambiente en círculo o semicírculo para propiciar encuentros positivos. Los móviles y objetos colgantes ayudan al flujo del Chi ya que obligan a cambiar mirar hacia arriba y obtener una perspectiva distinta.

Las plantas relajan y renuevan la energía. El dormitorio debe invitar al descanso y al relax y el baño debe infundir intimidad. Cada estancia debe tener su propia energía y no deben mezclarse por lo que es recomendable que la cocina tenga su propia puerta. No olvides ventilar bien cada día y utilizar colores que no sean ni muy chillones ni muy fríos.