20 octubre, 2020

El transporte de mercancías, elemental para nuestras compras hechas durante las oleadas del coronavirus

El transporte de mercancías es una de las actividades que merece ser considerada como clave para el correcto desarrollo de la sociedad y para asegurar la existencia de ese Estado del Bienestar que todos los partidos políticos aseguran defender. Durante la pandemia que nos ha afectado en los últimos meses, ha quedado clara la importancia de una labor como esta, que no siempre ha sido reconocida como esencial y que, desde luego, ha hecho posible que exista el abastecimiento de comida en todos los centros encargados de esa venta de alimentos.

Y es que no es para menos. Es evidente que una actividad como el transporte de mercancías es importante, porque es directamente proporcional a la economía nacional. Si una crece, la otra también. Está claro que esta actividad es uno de los barómetros más fiables de la economía española y que reforzarla de alguna manera podría ser clave a la hora de garantizar la buena salud de nuestros indicadores monetarios. Desde luego, la pandemia ha dejado claro que existen actividades sin las cuales se resquebraja nuestra calidad de vida y el transporte de mercancías es una de las que forman parte de este grupo.

Una publicación del diario El Economista informaba de lo elemental que había sido el transporte de mercancías durante la primera oleada del coronavirus, especialmente durante aquellos primeros momentos en los que la gente se descontroló y empezó a comprar de manera impulsiva. Fue ahí donde se consiguió estabilizar el miedo: la población empezó a entender que no iba a faltar comida en ningún momento. Y eso se debe al tremendo trabajo de los transportistas de todo el país, que se vaciaron mientras 30 millones de españoles permanecían confinados en sus casas sin ninguna posibilidad de trabajar.

Otra noticia, en este caso de la web de El Vigía, informaba de algunos otros aspectos que estaban relacionados con los transportistas y la pandemia. En la noticia se recoge el cambio de paradigma que se asocia a esta cuestión, sobre todo teniendo en cuenta que se ha restringido el movimiento de personas y de mercancías, algo que ha chocado especialmente en una zona que ya poseía una libre circulación en estos dos planos como la Unión Europea. Pero eso no ha sido óbice para que la labor llevada a cabo por los transportistas haya sido fundamental en un momento como el que pasamos en su día y como el que vivimos también ahora, en plena segunda oleada de contagios.

En una situación como la actual, en la que ha primado por encima de todo mantener la distancia social y limitar el contacto físico con la gente, la compra online se ha disparado y no solo en España, sino en todos los países desarrollados. Esto es lo que ha permitido que aumente todavía más la importancia de un trabajo como lo es el transporte de mercancías. Los profesionales de Cargolink nos han informado de que, ahora que las cosas están volviendo a ponerse feas, son muchas las personas que han empezado a cambiar el acudir físicamente a una tienda para pasar a realizar su compra íntegramente online, lo que repercute en el volumen de mercancías que se transportan por nuestras carreteras.

Una compra online que seguirá creciendo con independencia de la evolución del COVID-19

Si hay algo que parece claro, es que la compra online ya ha terminado de ganar la partida ante cualquier otro modelo de compra. Ya antes de que llegara la pandemia, esto se estaba convirtiendo en algo habitual. Pero con la llegada del coronavirus, explotó. Y ahora se va a convertir en algo sin lo cual no vamos a poder vivir y a lo que ya muchas personas se han acostumbrado.

Es evidente que la compra online va a volver a ser fundamental para todas aquellas personas que permanezcan confinadas en los próximos meses o semanas. Es una vía, la única, para incorporar todas aquellas necesidades que podamos tener a nuestra vida, a pesar de las circunstancias. Y, para ello, debe haber profesionales en la calle que estén dispuestos a garantizar el abastecimiento de todos los negocios, especialmente los que estén ligados a los servicios esenciales, tales como la alimentación o la farmacia.

A nadie le cabe la menor duda de que, en los tiempos que corren, es imprescindible que haya gente que nos haga llegar los productos de primera necesidad que son vitales para subsistir. Sin eso, está claro que habrá una tremenda cantidad de problemas que generarán tensión y una gran inestabilidad. Es clave que el sector del transporte esté más implicado que nunca, haciendo que las compras de las personas lleguen hasta sus casas de una manera segura. Esta es una de las maneras para garantizar que la vida, al menos en la medida de lo que podamos, siga siendo igual.