9 septiembre, 2020

El vino casero cada vez triunfa más

En la actualidad el vino ha pasado no solo a estar en auge su consumo, es que está de moda, además el vino de nuestra tierra de calidad, los de denominación de origen. Respecto a ello, también queremos hablar del crecimiento por parte de los aficionados a crear vino casero de uva. Ahora aprendemos a ir elaborando vino en nuestra casa y solo es necesario escuchar buenos consejos para que puedan equiparse viñas y bodegas, donde además habrá que mejorar, tanto la cantidad como la calidad del vino.

¿Cómo se elabora el vino en casa?

Lo primero que hay que hacer es resolver algunas dudas, de las que los aficionados tienen, aunque no se dediquen de manera profesional a producirlo.

Una de las primeras dudas que hay es la manera en la que se puede elaborar el vino en casa con los medios que tenemos. La respuesta en este sentido es sencilla, puesto que se puede consumir una bebida ecológica que se producirá y embotellará con la seguridad de que ni tu ni tus familiares estaréis en peligro tomándola.

Entre las principales dudas que aparecen podemos hablar de los ingredientes que se necesitan, donde los expertos en el mundo enológico, acostumbran a realizar una recomendación: se debe utilizar una uva de buena calidad, pero si queremos tener el mejor vino casero habrá que añadirle algunos nutrientes y levaduras en la fase denominada de fermentación.

El proceso para hacer vino

Elige la mejor uva

Hay que tener claro que la calidad en la uva nos va a dar la garantía de que tanto el tiempo como la inversión que hagamos del vino va a tener el aroma y sabor que se busca.

Si cuentas con espacio y buenas condiciones, merece la pena hacer un cálculo de los litros de vino que vamos a querer producir y embotellar de tal manera que no nos quedemos ni cortos ni tengamos exceso a la hora de adquirir uva. Tampoco tendrás que pasarte adquiriendo herramientas o maquinaria para el jardín o la bodega donde lo hagas.

Las uvas de vino tinto suelen tener un mejor rendimiento que las blancas. Cuando no se quiera invertir demasiado, siempre es mejor elegir uvas que tengan menos calidad, como las llamadas “Tempranillo”.

Cuando queremos dar más cuerpo al vino tinto, lo que se debe hacer es proceder al fermento del mosto con las semillas y los hollejos de la uva.

Plantar y cuidar las viñas no exige demasiada inversión a nivel de maquinaria o herramientas, por lo que solo vamos a necesitar equipamiento básico. Con ello vale equipamiento de buena calidad, que como dicen desde Boada Tecnología desde su posición de expertos en maquinaria vitivinícola, hay que elegir muy bien para que nuestra producción se ajuste, no solo en calidad, también en cantidad.

Plantar y cuidar viñas no necesita demasiada inversión en cuanto a máquinas y herramientas, por lo que solo necesitaremos equipos básicos. Para ello va a poder valer un equipamiento de calidad, lo que podemos encontrar en empresas que fabriquen maquinaria en este sector y en otros que les ayuden a realizar buenos productos que nos ayuden al objetivo.

 

Serán necesarios, desde maquinaria despalilladora de uva, depósitos siempre llenos o una prensa para el vino.

Moler la uva

Si quieres hacer las cosas a la manera tradicional, siempre se va a poder pisar la uva, aunque existe multitud de maquinaria que puede ayudar a que se pueda estrujar o moler las uvas que necesites de cara a que puedas hacer el vino tinto o blanco.

Triturar uva

Extraer zumo de uva de cara a la obtención del mosto que terminará pasando a ser vino es algo que tiene más importancia de lo que puede parecer si pensamos en la calidad de la cosecha. Si vas a producir escasos litros de vino, se pueden elegir molinos más baratos, siempre adaptándonos a lo que podamos hacer.

En el caso de que queramos estar seguros de que el vino casero será de calidad, antes de moler la uva hay que ir desgranando la fruta, para lo que se puede comprar una desgranadora manual, que si es realmente buena va a durar bastantes más años.

Fermentación y almacenamiento

Como último paso, si se desea hacer un vino de calidad, hay que dejar que el tiempo actúe sobre el mosto. En este sentido un barril bueno y a la temperatura necesaria va a fermentar y la misma no durará más de 3 o 4 días.

Una vez dicho esto, solo te queda animarte, una actividad que engancha, además. ¡Disfruta del vino casero!