9 julio, 2019

La innovación llega a los tratamientos estéticos

El mundo de la medicina ha experimentado en los últimos años unos avances tremendos. La innovación ha llegado a los tratamientos estéticos, y ahora nada tiene que ver con lo que había antes. Hablé hace unos meses con mi madre y le conté cómo era ahora la situación y se llevaba las manos a la cabeza. Y es que ellas nunca pensaron que el estar guapa podría ser tan fácil.

Hoy queremos centrarnos en la cirugía corporal, que está dirigida a personas que desean mejorar su imagen así como determinados aspectos de su cuerpo. Generalmente, se consigue mejorar el contorno corporal buscando siempre la simetría y realizando cirugías encaminadas a buscar la proporción con el resto del cuerpo. Hay diferentes tipos de operaciones quirúrgicas corporal en función de la zona del cuerpo que se quiera mejorar. Los tipos de cirugía corporal más solicitados son: la liposucción en diferentes áreas del cuerpo, la abdominoplastia y el aumento de glúteos. Hablamos con Arte Estética para que nos cuenten todos los avances que hay en estos tratamientos.

Liposucción

Con este tratamiento se remodela tu figura de forma rápida y duradera.
 Esta cirugía corporal consiste en eliminar los acúmulos de grasa que estropean tu figura y que se resisten a las dietas y al ejercicio físico. La operación consiste en un minúsculo corte de unos 3 milímetros, en el que se introduce un pequeño tubo que rompe y aspira las células adiposas. Es el más empleado por las famosas para estar guapas.

Con el lifting abdominal el cirujano tiene la posibilidad de remodelar el cuerpo del paciente eliminando el exceso de grasa en áreas localizadas. La liposucción o lipoescultura es una intervención de cirugía estética que permite remodelar la silueta en aquellas partes del cuerpo afectadas por una acumulación excesiva de grasa, que es extraída mediante unas finas cánulas conectadas a una máquina de vacío. Para introducirlas sólo se requieren unas incisiones mínimas, por lo que las posibles cicatrices serán prácticamente imperceptibles. Se puede realizar bajo anestesia local, epidural o general, según la extensión y localización de las zonas a tratar.

La liposucción permite obtener un resultado óptimo y definitivo en la medida en que las células grasas no tienen la capacidad de multiplicarse, por lo que los cúmulos no volverán a producirse. Se lleva a cabo esta cirugía corporal en un tiempo de entre 30 minutos y tres horas y la recuperación será inmediata para los casos de las pequeñas liposucciones y ligeramente mayor para los grandes. Una vez realizada la operación de liposucción, se coloca una prenda compresiva que ayudará a la piel a ajustarse a su nuevo contorno corporal, que deberá llevarse durante unas cuatro semanas.

Cirugía fácil

La cirugía facial puede ayudar a reparar los daños visibles en la piel, grasa y músculos. Esta cirugía estética puede realizarse sola o acompañada de cirugía plástica de párpados, nariz o frente. Como consecuencia del envejecimiento la piel se vuelve flácida y arrugada. Aparecen depósitos de grasa y pliegues alrededor del cuello y se forman líneas de expresión entre la boca y la nariz. El factor genético, la dieta deficiente, el tabaco y el sobrepeso pueden contribuir al desarrollo de problemas de la piel. La cirugía facial puede ayudar a reparar los daños visibles en la piel, grasa y músculos. Esta cirugía estética puede realizarse sola o acompañada de cirugía plástica de párpados, nariz o frente.

Inevitablemente el paso del tiempo deja su huella en nuestro rostro. La genética y la prolongada exposición al sol, el estrés y la contaminación entre otras causas tienen efectos no deseados sobre nuestra cara. El lifting facial, también conocido como ritidectomía, es un procedimiento de cirugía estética facial que permite elevar la piel, tensarla y corregir. Actuando sobre la piel del cuello, barbilla, mejillas, contorno de ojos y sobre el tejido muscular, para obtener un resultado más duradero. Se consigue con ello potenciar el rejuvenecimiento, que el paciente muestre un aspecto mucho más joven y un rostro terso y libre de arrugas.

Esta cirugía facial suele durar varias horas, bajo anestesia general. 

Las incisiones necesarias para llevar a cabo el lifting se realizan por dentro de la línea del pelo, rodean el lóbulo de la oreja y ascienden por detrás de ésta hacia el cuero cabelludo. De este modo, las posibles cicatrices serán imperceptibles ya que quedarán “escondidas” en el cabello y en los pliegues de las orejas.

El lifting facial puede combinarse con otras cirugías estéticas como la blefaroplastia, eliminación de bolsas en los ojos, o rinoplastia, corrección de nariz, dependiendo de las características propias del paciente y el problema a solucionar.