14 febrero, 2020

La tecnología, la mejor aliada para los nuevos gimnasios

Las empresas, ya sean grandes o pequeñas, estén destinadas a un tipo de clientes u otros o cuenten con la experiencia que cuenten necesitan rodearse de la mejor tecnología para seguir adelante y poder ofrecer esos servicios y productos de los que hacen gala en todas y cada una de sus campañas publicitarias. De hecho, es la máxima de sus necesidades a la hora de proveerse de cualquier tipo de maquinaria. Y es que, sin maquinaria, es totalmente imposible que podamos conseguir de una manera eficaz todos y cada uno de nuestros objetivos.

Uno de los negocios que quizá puedan estar relacionados en mayor medida con la tecnología es el que tiene que ver con los gimnasios, que vienen de unos años en los que no han parado de crecer, envalentonados ante la necesidad de la gente de conformar un cuerpo que le realmente les haga felices. Los gimnasios, en efecto, tienen que dotarse de las mejores máquinas a fin de que sus clientes puedan acceder a los diferentes ejercicios que son necesarios para que sea posible que esos cuerpos se vayan transformando en lo que esos clientes siempre han querido.

Está claro que la inversión tecnológica es uno de los asuntos que más de cabeza trae a este tipo de empresas, sobre todo a causa del coste del conjunto de aparatos que son necesarios para iniciar la actividad de una manera en la que se garantice una cierta calidad en el servicio. La cifra de lo que cuesta abrir un gimnasio no es baladí. En concreto, y según lo que fue publicado en el portal web Merca2, por cada metro cuadrado de superficie, un gimnasio necesita invertir entre 800 y 1.000 euros. Está claro que son cifras que requieren de una potente inversión inicial. Pero, teniendo en cuenta la cantidad de gente que acude al gimnasio a día de hoy, es rentable a todas luces iniciar este proyecto.

El portal web especializado en empresas Emprendedores también se refirió a la inversión que es necesario acometer cuando nuestra idea de negocio es la de un gimnasio. Según una de sus noticias, la inversión global es de unos 300.000 en virtud del ejemplo que han tomado para ilustrar esta información. No cabe la menor duda de que la cifra, en principio, suele asustar. Pero, ¿cuánto tiempo creéis que se puede tardar en recuperar la inversión? La verdad es que no mucho. En cuanto tengamos fidelizados a unas cuantas decenas de clientes, empezaremos a ganar dinero de verdad más temprano que tarde.

Lo que los clientes de este tipo de negocios quieren ver es que lo tienen todo disponible para convertir su cuerpo en lo que realmente necesitan. Ofrecer ese servicio es algo que solo se puede llevar a cabo con la mejor tecnología. Si somos un poco conservadores en este sentido, seguro que hay algún cabo que se queda suelto. Y esa es la peor noticia que se puede ir trasladando de nuestro negocio. Es preferible que gastemos un poco más y que el resultado que se devenga de eso sea el de un centro preparado para saciar todas y cada una de las necesidades de la gente.

La seguridad también funciona mejor con tecnología 

En lo que respecta a los gimnasios, no son las máquinas destinadas a realizar diferentes tipos de ejercicios las únicas que deben funcionar con la mejor tecnología. Y es que cada día es más necesario conferir un aspecto de seguridad a nuestras instalaciones. Por eso, cada vez son más los gimnasios que están apostando por la tecnología también para garantizar esta seguridad y para regular el paso del personal y de los clientes a dichas instalaciones. Es un asunto del que nos han hablado los profesionales de Gestigym, una entidad especializada en la venta de sistemas de acceso para este tipo de establecimientos.

Los gimnasios están viendo cumplido ese objetivo en los últimos años. Y la verdad es que la ayuda de este tipo de máquinas está siendo determinante. A nadie se le escapa que la tecnología nunca puede ser un estorbo, sino que su contribución es cada día más y más grande. Y así lo va a seguir siendo de cara a los próximos años. La gente valora las pequeñas cuestiones y si los clientes de un gimnasio sienten que el suyo ha realizado una inversión en seguridad para garantizar que van a poder practicar sus ejercicios favoritos sin problemas, seguramente reforzarán su confianza en dicha entidad.

Podemos afirmar, sin miedo a equivocarnos, que un gimnasio es un negocio de futuro, que no solo va a mantener a su clientela sino que además va a encontrar oportunidades para hacerla más grande. Pero eso lo conseguirá si apuesta por una tecnología que, desde luego, es mucho más que una necesidad en los momentos en los que nos encontramos. En definitiva, este modelo de negocio es una buena idea que necesita una implementación a base de inversión tecnológica en todos los sentidos. Con esa combinación, muy mal se nos tiene que dar para que el negocio no funcione. Esa fórmula es prácticamente indestructible.