15 mayo, 2019

Las lentes de contacto son una buena opción para el verano a pesar del sol

Empezamos la primavera y con ella el cambio de hora, lo que supone más horas de luz y por lo tanto más horas de rayos ultraviolea que pueden incidir en nuestros ojos. Con la época primaveral y sobre todo veraniega aumenta el uso de lentillas de contacto para los ojos en detrimento de las gafas de vista.

Existen muchas ideas preconcebidas sobre las lentes de contacto, muchas de ellas infundadas, que alejan a la gente de la posibilidad de optar por lentillas en lugar de gafas graduadas. Lo cierto es que no son pocas personas las que piensan que las lentillas requieren muchos cuidados, que se pueden perder con facilidad, que hacen daño a los ojos y que no todo el mundo puede utilizarlas. Para empezar, por lo general la gente piensa que las lentillas no ofrecen la mismas propiedades ni sirven para lo mismo que las gafas de visión, pero la realidad es que sí que sirven para lo mismo pues se gradúan igualmente, y no solo con eso, se adaptan mejor al ojo y ofrecen un mayor campo de visión mientras que la gafa limita la visión a la anchura del cristal.

Otro aspecto que hay que tener en cuenta, sobre todo en verano, es el tema de los rayos ultravioletas, las lentillas no son gafas de sol, y aunque las propias lentillas tengan ciertas propiedades de protección ultravioleta, deben utilizarse siempre junto a gafas de sol homologadas para la protección de los rayos UVA. No hay que olvidar que está demostrada el efecto de los rayos ultravioletas en relación con la aparición de cataratas. Con estas precauciones estaremos ofreciendo una doble protección a nuestro ojo contra la radiación solar, además de protegerlos de la incidencia del aire, la arena…se convierten en un escudo protector, cosa que ayuda a evitar infecciones, conjuntivitis, abrasiones…

Debemos cuidarnos del sol a pesar de llevar lentillas con gafas de sol

Además, debemos tener otra cuestión en mente, la sequedad que se produce en los ojos, mayoritariamente en verano. El uso de las lentillas lleva unida cierta tendencia a la sequedad debido al contacto constante con la lentilla, por lo que se recomienda utilizar lágrimas artificiales para mantener el ojo húmedo. Junto a esto es muy importante que respetemos las horas recomendadas de uso de las lentillas, si excedemos el tiempo recomendado nos estaremos arriesgando a provocar fatiga en el ojo, sequedad e irritación.

Por último debemos hacer caso de las recomendaciones higiénicas que nos indican desde Opticompras, y es que, tal y como aseguran en la conocida tienda online, debemos seguir los consejos tanto nuestro oftalmólogo como de la marca de lentillas. Inequívocamente debemos seguir unas medidas básicas como son: lavarnos las manos con jabón antes de poner y retirar las lentillas, guardar las lentillas en su estuche junto al líquido desinfectante, nunca lavar las lentillas con agua para evitar el contagio de bacterias, no restregarnos los ojos con las lentillas puestas para evitar infecciones, respetar las horas de uso y utilizar lentillas desechables de 24 horas si no podemos seguir las correctas medidas higiénicas.

Sea como fuere, utilizar lentillas de contacto si se siguen unas condiciones higiénicas mínimas y se siguen las recomendaciones del especialista no conlleva ningún riesgo para la salud de nuestros ojos. Al contrario, utilizar lentes de contacto en verano nos proporciona una mayor comodidad y libertad para disfrutar al aire libre de muchas actividades veraniegas, actividades deportivas tanto de agua como en la playa o en la montaña, sin necesidad de preocuparnos por golpearnos la cara con las gafas de vista o de perderlas. Lo único que debemos tener en cuenta es protegernos de la luz solar para evitar lesiones oculares con unas gafas de sol, y utilizar igualmente unas gafas de buceo para evitar infecciones al entrar en contacto con el agua de mar o con el cloro y otras impurezas que se puedan encontrar en el agua de las piscinas.

Al final de lo que se trata es de eliminar tabúes y de que la gente con problemas de visión se sienta con la libertad de elegir la opción que más les convenza, pero siempre juzgando y eligiendo desde el conocimiento, lo mejor es acudir a un oftalmólogo u óptica de confianza, consultarles todas las dudas y decidir. Al fin y al cabo de lo que se trata es de disfrutar sin sacrificar la visión ni la salud de nuestros ojos.