11 julio, 2022

Petanca: un deporte que combate los estereotipos que se le atribuye

Hay juegos populares y deportes que tienen mucha más aceptación de lo que podríamos llegar a pensar. Vivimos en el año 2022 y deberíamos empezar a entender que no todo es fútbol o baloncesto. Desde luego, el mundo del deporte es algo que vive claramente descompensado y que tiene un montón de actividades que no se conocen o que tienen menos repercusión de la que podrían tener si los medios de comunicación y las mismas personas mostráramos más interés en ellas. Una de las actividades que se encuentra precisamente en esa tesitura es la petanca.

Si pensamos en un juego como el de la petanca, de manera automática se nos vienen a la cabeza personas mayores jugando en un parque durante una tarde de primavera. Pero es conveniente, como en otros tantos asuntos de la vida, huir de los estereotipos para analizar correctamente un tema como este. Las personas que juegan a la petanca son de todo tipo. Las hay más mayores, pero también hay jóvenes. También hay mujeres. No cabe la menor duda de que el público al que le gusta la petanca es cada vez más variado y, por tanto, rico.

Una noticia que se publicó el primer día del año 2021 indicaba que España es un país que se encuentra en la cima de un deporte como lo es la petanca. La noticia indicaba al mismo tiempo que hay unos 200 millones de personas en todo el mundo que juegan a este deporte. Se trata de un volumen de población importante y que, desde luego, sería un argumento bastante interesante de cara a colocar a la petanca en el lugar que se merece. Y es que este volumen de población es más grande que el de deportes que tienen mayor repercusión pero menos tradición en una buena cantidad de lugares.

En una noticia publicada por el portal web Palco 23 se indicaba que Cataluña es el epicentro de la petanca en España. En esta noticia, queremos destacar un dato que nos parece de gran relevancia y que justifica alguna de las cosas que os hemos dicho más arriba: el 35% de las 20.000 licencias que existen en España pertenecen a personas que tienen menos de 18 años. Por tanto, que nos imaginemos a una persona mayor jugando a este deporte no tiene por qué corresponderse a la realidad. La petanca es un deporte que también practican los jóvenes y que, por tanto, tiene todo el futuro del mundo en el interior de nuestras fronteras.

Hay muchos estereotipos ligados a la petanca que no se ajustan a la realidad. Uno, el que tiene que ver con la edad media de la gente que suele jugar, está desmentido desde el mismo momento en el que atendemos a alguno de los datos que mencionamos en este artículo. Otro, que es el que indica que «nadie en su sano juicio encuentra divertido jugar a la petanca», se combate con datos como los que nos proporcionan desde Propetanque, cuyos trabajadores y trabajadoras aseguran que la práctica de un juego como del que estamos hablando lleva unos años de intenso crecimiento tanto en España como en otros países europeos.

Un juego ideal para nuestra mente 

Una de las cosas que muestra la idoneidad de jugar a la petanca tiene que ver con los beneficios para la mente que están ligados a un deporte como del que estamos hablando. Y es que, para intentar ganar, la concentración es una de las claves porque es lo que nos va a permitir calcular distancias, algo imprescindible en este deporte. No se puede ganar en un juego como este si no se está al 100% desde el punto de vista mental. Así que las personas que dedican parte de su tiempo a la petanca tienen la obligación de cuidar de su mente y su concentración para tener el éxito que esperan.

Tenemos bastante claro que un juego como del que hemos venido hablando a lo largo de todos estos párrafos no solo va a seguir siendo tradicional en España, sino que va a ver aumentada su popularidad de aquí a dentro de algunos años. Hay muchas personas que lo están intentando hacer posible y cuyo trabajo ha sido de gran importancia para un juego como la petanca, que es más antiguo que buena parte de los deportes que aparecen en las páginas de los periódicos a día de hoy.

El hecho de que sea un deporte idóneo para nuestra mente va a contribuir a que eso sea posible. Por tanto, dejemos los estereotipos a un lado y, si no hemos jugado nunca a la petanca, probémosla. Nos podemos llevar una grata sorpresa y una gran alegría. Y no hay una satisfacción más grande que la de obtener una alegría sin esperarla siquiera.