25 marzo, 2019

Qué tiene que tener un ordenador en el siglo XXI

Ahora mismo no nos podemos imaginar un mundo sin ordenadores. Han sido muchas las novelas históricas que nos adelantaban que serían las computadoras las que dominarían el mundo. No iban desencaminados, pero afortunadamente seguimos teniendo el mando los humanos. Ahora bien, ha cambiado mucho el funcionamiento de los PC, por eso, ahora cuando alguien se compra un ordenador tiene que tener claro lo que quiere.

Los equipos informáticos actuales son modulares. Están constituidos por múltiples componentes fabricados por distintas empresas pero que funcionan perfectamente adaptados entre sí con la ayuda de las funcionalidades que proporcionan los programas de la BIOS (contenidos en un chip de la placa base del ordenador) y del sistema operativo que se instale (windows, linux, etc). Esta modularidad facilita en muchos casos su futura ampliación, permitiéndonos adaptar nuestros ordenadores a los requerimientos de los nuevos programas mediante la ampliación de su memoria o la conexión de un nuevo periférico.

Memoria Ram

Con la llegada del sistema operativo windows y de los entornos multimedia los programas cada vez son más grandes y necesitan más memoria, de manera que los ordenadores deberían tener 512 M. o 1.024 M. de memoria RAM. Esta memoria debe estar acorde con las características de los buses de la placa base, y además conviene que sea tipo DDRAM (va en conectores SIMM.de 72 contactos y una velocidad de unos 400 Mhz).

Tarjeta gráfica

La tarjeta gráfica, que controla el monitor, será tipo AGPx4 (en ordenadores antiguos es tipo PCI). La tarjeta incluirá una memoria de vídeo de al menos 64 M o 128 M, aunque lo mejor serían 512 M., que asegurarán el visionado de gráficos Súper-VGA en True Color (color verdadero de 32 bits con 232 colores) utilizando resoluciones XVGA de 1280 *1024 puntos. Actualmente los juegos más espectaculares requieren que la tarjeta gráfica tenga funciones de 3D. Para ello se debe disponer de una tarjeta gráfica que incluya estas prestaciones (Matrox Millenium, Creative 3D Vodoo, ATI 3D Rage…) o bien reforzar tarjeta gráfica con una segunda tarjeta aceleradora 3D, que será básica para jugar a los videojuegos más potentes del mercado.

Capacidad

Disco duro de gran capacidad; por ejemplo un disco duro de 200 G. (1 Gigabyte = 1.000 Megabytes = 1.000.000 Kbytes). Suelen utilizar controladoras de tipo IDE que si además son Ultra-DMA aumentan muy considerablemente su velocidad de trabajo pudiendo llegar a más de 66 M/seg.

Impresoras

Las impresoras de inyección de tinta no son muy caras y permiten una impresión de buena calidad utilizando simultáneamente un cartucho de tinta negra y otro en color (en algunos casos con un tercer cartucho se obtiene una calidad fotográfica). El coste por página impresa es considerable: un cartucho de tinta en blanco y negro dura unas 600/900 hojas, y un cartucho en color 150/300. Afortunadamente su precio ha bajado mucho y ahora los puedes comprar por Internet a un buen precio. Desde Mestoner  recomiendan que miremos también los consumibles compatibles, no solo los originales, porque nos pueden salir mucho más baratos.

Ratones

Luego es muy curioso que el ordenador puede ser el más moderno, pero el ratón sigue siendo del siglo pasado. No hace falta que estén llenos de botones o lucecitas; precisamente los mejores modelos son minimalistas y resistentes a casi cualquier cosa. Si hay un mercado que ha impulsado el uso del ratón, ese es el de los videojuegos. Por eso si eres aficionado a juegos como League Of Legends vas a necesitar un mouse, rápido, muy cómodo, capaz de ajustarse al milímetro a la mano y funcionar cuando sudas por saber si vencerás o no.

Resumen

Hoy en día un buen equipo informático para la educación costará unos 1.500 euros y tendrá las siguientes características: un microprocesador Pentium IV doble núcleo a unos 3 GHz, con memoria caché de 512 K. Con memoria Ram de 1 Gbyte. tipo DDRAM a 333 Mhz. Una tarjeta gráfica de controladora AGPx4 con resolución Super-VGA de 1280 * 1024 puntos y memoria de vídeo mínima de 128 M. y funciones 3D. El monitor que sea TFT de 17″ pulgadas y un disco duro de unas 200 G. con controladora Ultra-DMA. Con módem analógico de 55’6 kbits por segundo y una tarjeta de sonido estéreo de 16 bits (altavoces y micrófono). No olvidar un disco duro portátil tipo «pen drive» de 4 Gbytes. Y opcionalmente lector de tarjetas Flash (utilizadas en cámaras digitales).

¿Qué te parece? Seguro que ahora ya tienes las cosas más claras y sabes tener un ordenador en tu casa amoldado al siglo XXI.